Cameron Underwood tiene 26 años se disparó con una escopeta en el rostro. Sobrevivió, pero su cara se deformó al punto de necesitar un trasplante.

Su mentón, nariz, paladar y dientes eran casi inexistentes, pero los avances de la medicina moderna le dieron una segunda oportunidad:

De acuerdo a la NYU Langone Health, donde se presentó el caso, este es la segunda operación de este tipo en dicho lugar y evidentemente la complejidad es extremadamente alta.

La cirugía duró 25 horas y un equipo de más de 100 médicos bajo la tutela del Doctor Eduardo Rodríguez, probablemente el mejor del mundo en la materia.

Los resultados son impresionantes y hablan por sí solos:

ryhjerytjyrej

Destacan que gracias a que se trató relativamente rápido y el período de recuperación fue corto (10 meses desde la operación), el paciente no sufrió de los habituales síntomas de este tipo de procedimientos, como depresión severa y abuso de sustancias.

Desde ya agradecen el corto período de espera por un donante, que fue de solo 6 meses y fue gestionado por la organización privada United Network for Organ Sharing (UNOS).